“Tengo simpatía por los seres imposibilitados de encajar”

400990_10201273671583045_371052840_n

Entrevista a Jairo Rojas Rojas


¿Recuerdas el momento en el que comenzaste a escribir poesía? ¿En qué momento se convirtió en una decisión?

En aquel entonces yo contaba con 21 años y dos hechos más propios de un juego azaroso me iniciarían en el mundo de la escritura. En primer lugar, la experiencia de leer por vez primera poesía con el libro: Una temporada en el infierno de Rimbaud; y, por otro lado, tomar el consejo de una amiga psicoterapeuta quien recomendaba usar la escritura como terapia, es decir, escribir todo aquello que ensombrecía mi ánimo y luego entregar todo eso al fuego. Esa fortuita combinación de este par de eventos me inició como escritor pero no de poesía sino como de alguien que sintió que escribiendo conseguía un espacio para la catarsis y un momentáneo alivio personal. Por tal razón, toda esa producción que ocupó algunos años no tenía ningún anhelo literario, solo textos sin pretensión artística y sin ánimos de que otros los conocieran, pero sí me dio el hábito de usar la hoja en blanco como lugar para la expresión, eso sí, siempre imitando toda lectura que me gustaba generalmente venida de la poesía. Unos 7 años después decidí escribir más allá de la terapia inmediata sobre un viejo plano de la casa donde aún vivo y de ese experimento resultó La Rendija de la puerta, mi primer libro, publicado en el año 2012. Después de esta experiencia decidí tomar más en serio el oficio de escritura y pensarla como proyecto artístico y la poesía como una manera de estar en este mundo.

¿Por qué este género y no otro? ¿Qué te da la forma poética?

También he intentado escribir cuentos o ensayos pero el resultado siempre es una voz raquítica y bastante torpe. Admiro esos géneros y no es que como poeta deslumbre o maneje el lenguaje de modo magistral pero me gustan sus efectos y alcances. Supongo que tiene relación con mi manera de pensar, es decir, en imágenes y porque con el paso del tiempo siento más libertad de experimentar con el lenguaje en un poema para intentar decir o sugerir aquellas dislocadas imágenes internas que también son comentarios personales sobre el mundo circundante o de mi universo privado.

Tu poesía está llena de figuras tutelares, como si se tratara de los fantasmas de la familia. ¿Qué estás tratando de construir con estos personajes?

Algunos de estos personajes son puente para tocar otros temas: el paisaje, algún tipo de cosmovisión, la infancia, la muerte o algún mito. Me interesa trabajarlos porque me atrae la historia mínima, la vida misteriosa y rica de cierto tipo de seres anónimos, de figuras marginales siempre de espalda a los discursos totalizantes y grandilocuentes. Tengo simpatía por los seres imposibilitados de encajar. Me gustaría conseguir que esas figuras tutelares más otros elementos construyan una atmosfera enrarecida, permitiendo así recrear ambientes indefinidos, difusos, ambiguos que den la posibilidad de pensar en una realidad paralela. Que sea la afirmación de un referente a la par que su negación.

La escena donde suelen desarrollarse tus poemas es el espacio doméstico. ¿Hay una búsqueda consciente?

Como el paso del tiempo lo ordena todo, ahora me he dado cuenta que existe una primera etapa en mi propuesta poética cuyo marco lo forman dos vertientes: el paisaje y la familia. Seguramente tiene que ver con aquello te que mencionaba anteriormente, la natural inclinación por lo micro. La casa como lugar para la familia y también como un espacio posiblemente en sintonía con esa idea de mirar lo inmediato a su vez que interrogarlo, la vivienda como ámbito cerrado y del encierro, del aislamiento, una idea que vuelve rara cualquier arquitectura.

¿Hacia dónde diriges tus lecturas? ¿Qué autores te han influido más?

En las lecturas soy más bien desordenado. No hay plan sino una aleatoria exploración por intereses del momento. Ahora me interesa cierta poesía latinoamericana como la de: Néstor Perlongher, Héctor Viel Temperley, Antonio Cisneros, Mario Montalbetti, Eunice Odio, Ida Gramcko, Coral Bracho, Mario Bellatin, Sergio Pitol, Nuni Sarmiento, Levrero, Marosa Di Giorgio…

Tus poemas tienen un ritmo particular gracias al manejo del espacio y de los signos de puntuación. ¿Por qué se te hace necesaria esta forma de crear cadencia?

Creo que tiene relación con el aspecto visual del poema. Me interesa su disposición espacial en la hoja en blanco. Es buscar otras opciones más allá del verso ordenado y su esperada fluidez. Puede que el Jazz o la Música Concreta tengan su influencia en cómo manejo los silencios en el papel. Qué bueno sería hacer un poema como el tema “December 1952” de Earle Brown.

¿Tienes alguna rutina que necesites a la hora de escribir?

Debo poner música antes de sentarme a escribir.

¿En qué estás trabajando ahora?

Ahora escribo un libro cuya imagen inicial era el recorrido de un personaje por una ciudad en ruinas, pero, como siempre, parece que está saliendo otra cosa.

Jairo Rojas Rojas (Mérida, Venezuela, 1980). Licenciado en Letras mención Historia del Arte por la Universidad de los Andes. Ha publicado los libro de poesía La Rendija de la puerta ganador de la IV Bienal de Literatura Ramón Palomares (2011) y La O azul premiado en el III Concurso Nacional de Poesía de Venezuela (2012). Su tercer libro Casa para la sospecha fue merecedor del premio mención poesía en la XIX Bienal Literaria José Antonio Ramos Sucre (2013). Administra el blog: http://unardoble.blogspot.com/